Ideas e inspiración

Pfaffenhütchen: fácil de cuidar y hermoso


Las bayas son venenosas.

El otoño es especialmente querido por muchos jardineros aficionados, porque muchos arbustos y árboles cambian de color y producen los colores más maravillosos. Al igual que el Pfaffenhütchen.

Las bayas son venenosas.
Las plantas que florecen maravillosamente en otoño son a menudo discretas en verano. En otoño, sin embargo, realmente presumen. También incluyen el Pfaffenhütchen o el casquillo del huso. A partir de agosto forma bayas rojas que son tóxicas para los humanos. Entonces, si tiene niños pequeños, debe prestar especial atención aquí. Estas bayas son el alimento favorito de los petirrojos que se pueden atraer con estos arbustos.

Cuidado fácil y hermoso: el Pfaffenhütchen
A partir de septiembre, las hojas de Pfaffenhütchen cambiarán de color a los mejores colores otoñales. De amarillo a naranja a púrpura, todo está incluido. Lo mejor es que este arbusto es fácil de cuidar y crece en todas partes. Le gusta el sol a sombra parcial y crece tanto en suelos pesados ​​como en suelos húmedos. También es un arbusto que se puede cerrar fácilmente y que cabe en casi todos los rincones del jardín. El arbusto se ve decorativo debido a sus flores. El arbusto puede crecer hasta tres metros de altura. Como árbol, incluso puede crecer hasta seis metros de altura.